.
Somos tesoroSomos Tesoro

Mineros a la formalización

PUBLICADO EN ABRIL DE 2015

Mineros artesanales y de pequeña escala en Colombia aspiran a salir de la informalidad

Mientras la minería a gran escala ha ocupado un renglón significativo en la economía colombiana en los años recientes, la minería artesanal y de pequeña escala ha sido fuente primordial de la economía de poblaciones que habitan zonas mineras durante numerosas generaciones.

“Somos milenarios en la minería en esta región”, dice Aramis Echeverry, quien junto a sus hermanos explota de manera empírica una mina de oro informal en el corregimiento Puerto Claver, del municipio de El Bagre, en Antioquia.

Estos colombianos, que han hecho del oro, el carbón u otros minerales su forma de vida y de sustento, hacen también un aporte valioso a la economía nacional. De las 14.357 unidades de producción minera identificadas por el Ministerio de Minas y Energía en 23 departamentos del país, el 72% es minería de pequeña escala, que se practica con métodos simplificados de exploración, extracción, procesamiento, y transporte. Sin embargo, este renglón de la economía ha recibido poco apoyo y se mantiene en condiciones de inseguridad e informalidad.

Uno de los aspectos que hacen frágil su economía es la informalidad en el trabajo. Sólo el 45% de estos mineros cuenta con contrato laboral, según la investigación “Qué es legal? Formalizando la minería artesanal y de pequeña escala en Colombia”, del Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo y la Alianza por la Minería Responsable.

Esto hace que no tengan garantías en el acceso a la seguridad social y a programas de bienestar social que los protejan a ellos y a sus familias. Con frecuencia, el equipo de protección de estos mineros es insuficiente y sus ingresos, inestables.

Sólo en los últimos años, Colombia ha empezado a tomar medidas de manera organizada frente a esta actividad. Aún, el 63% de la minería en Colombia no cumple con los parámetros técnicos que exige el Estado para garantizar los estándares laborales y de seguridad, ni responde a sus requerimientos técnicos, económicos y ambientales. Además, en la informalidad el trabajo infantil no es controlado.

Entre las principales razones por las cuales se presenta la informalidad en la minería artesanal y de pequeña escala se cuentan: los altos costos de formalización, la falta de acompañamiento institucional en la pequeña minería, la normatividad compleja y, de manera particular, las escasas posibilidades para la legalización del pequeño minero, por falta de áreas disponibles para la titulación, y de acuerdos entre los titulares de concesiones mineras y los pequeños mineros. Esto hace que los mineros oriundos de estos municipios no puedan acceder a un título minero, que es el primer requisito para la formalización de su actividad.

En el mes de julio de 2014 se adoptó la Política Nacional para la Formalización de la Minería en Colombia, que contiene las estrategias y proyectos que adelantará el Gobierno Nacional en el corto y mediano plazo con el objetivo de lograr la formalización de la actividad minera en el país. Entre sus líneas estratégicas incluye formación para el trabajo minero, inclusión diferencial y desarrollo social, información para la formalización, fortalecimiento técnico asociativo y empresarial, recursos e incentivos para la formalización, minería bajo el amparo de un título, entre otros.

Los mineros esperan que estas medidas abran posibilidades reales para la legalización de su actividad y el mejoramiento de las precarias condiciones de vida de esta población. Para Echeverry, “en Colombia es difícil titular una mina porque no hay donde. Nuestro terruño fue entregado a multinacionales sin el consentimiento de las comunidades”.

El nivel educativo de los mineros es otro desafío para la formalización. El 61% de los mineros de pequeña escala ha llegado hasta el nivel primario de educación, y solo el 22,8% ha culminado la secundaria, según el Censo Minero. El SENA y la Gobernación de Antioquia han respondido a la necesidad de formación de estas poblaciones al crear la mina didáctica en Sogamoso, Boyacá, y el Centro de Formación Minero-Ambiental en El Bagre.

Las acciones incluidas por el Ministerio de Minas y Energía en la nueva política se proponen avanzar hacia la formalización de 2.600 unidades de producción minera en el año 2019, lo que beneficiará a alrededor de 10 mil mineros y 50 mil colombianos.

Los pequeños mineros esperan que con la nueva política “ya no sea necesario tener una mina de plata para poder formalizar su mina de oro”.

Autor: Astrid Elena Villegas

Somos TesoroSomos TesoroSomos Tesoro 


 

Más artículosVer todos

FOTO.png

Reportaje

sin contaminar, sí es posible

ampliar
PROFE_Mesa_de_trabajo_11.png

Reportaje

Con Pázalobien, los docentes enseñan mejor

ampliar
A_PIE_Y_EN_BICI_SIN_LOGO_Mesa_de_trabajo_1.png

Cronica

Jóvenes animan la cultura y el deporte

ampliar