.
Somos tesoroSomos Tesoro

Minería sin mercurio. Una alternativa del Chocó para el Bajo Cauca

Luis Américo Mosquera vive en el departamento del Chocó, municipio de Tadó. Tiene 58 años y ha trabajado en la minería artesanal desde los 18, una práctica que aprendió en su niñez gracias a las enseñanzas de su padre y su abuelo.

Américo trae en sus manos la sabiduría de sus ancestros y el conocimiento de sus mayores. Mediante prácticas ancestrales y respetuosas con el medio ambiente logra separar el oro del suelo sin utilizar mercurio. ¿Cómo lo logra? Según él es sencillo y sin complicación.

El mal manejo del mercurio somete a los mineros a graves problemas de salud. La liberación de mercurio en el agua, suelo y aire crea riesgos para los habitantes de las comunidades más cercanas al contaminar el medio. También los afecta el contacto directo con la piel. Sus efectos, que hacen daño a hombres, mujeres, niños y niñas, pueden perdurar durante años, aun después del cese de las actividades mineras.

Es por esta razón que la Alianza por la Minería Responsable, en el marco del proyecto Somos Tesoro, se dio a la tarea de buscar alternativas y prácticas racionales desde el punto de vista ambiental que eviten la exposición de los mineros y sus comunidades al mercurio. Algo que se puede lograr a través de métodos sencillos y eficaces, como lo explica Américo. Así, Somos Tesoro trajo a Américo desde el Chocó, y dispuso las condiciones para que todas las veredas de El Bagre y Zaragoza, Antioquia, vinculadas al proyecto, pudieran recibir su capacitación.

mineriasinmercurio3_400

Para la extracción de oro y platino, Américo utiliza el balso de lana, la hoja de un árbol que alcanza hasta 30 metros de altura. Las hojas de este árbol son alternas, pecioladas y de base cordada. Se le conoce por su nombre científico como, Ochroma pyramidale, pero en diferentes zonas de Suramérica se le llama Balsa, Madera de balsa, Guano, Lanero, Topa o Tami.

Esta planta de origen natural y silvestre hace parte de una práctica ancestral utilizada por los mineros en el Chocó. Es abundante y común en la región. Su importancia radica en que es capaz de cumplir la misma función que el mercurio: separar el oro de las rocas o arena en las que se encuentra.

El procedimiento comienza después de que el minero haya extraído el oro de la mina. De allí se toma la hoja de Balso de lana y se comienza a ripiar poco a poco, con el fin de facilitar su manipulación. Luego de esto se humedece dentro de un pequeño recipiente con agua mientras se va amasando suavemente hasta obtener una consistencia babosa. Una vez finalizado este proceso, se toma el oro extraído en la batea y se pasa finalmente al último paso: verter la baba obtenida de la hoja y mover suavemente la batea hasta terminar de separar la jagua (tierra) del oro.

Américo tenía muy claro cuál era el objetivo de su visita al Bajo Cauca. Él quería compartir esta gran experiencia con las comunidades mineras y dejarles un mensaje claro y determinante: “… hagan lo posible por usar esta planta, porque el mercurio es un elemento que trae muchos problemas de salud. Estamos luchando por el bienestar propio.”

Luego de dos semanas de arduo trabajo de capacitaciones con las comunidades mineras del Bajo Cauca, Américo regresa al Chocó satisfecho por el legado que ha dejado a las comunidades de la región.

Somos TesoroSomos TesoroSomos Tesoro 

Más artículosVer todos

Mineria_sin_mercurio.jpg

Reportaje

   

ampliar
Terna.jpg

Cronica

Miguel Ángel Urrutia, Pablo Emilio Otero y Tomas Cundumí...

ampliar
Por_un_manejo_inteligente_del_dinero.jpg

Cronica

Temprano en la mañana, en las montañas de Tópaga, Boyacá...

ampliar